Sociedades anónimas en Panamá

Sector offshore de Panamá: las claves para entenderlo
febrero 20, 2019
¿Por qué nombrar a directores profesionales o “nominales” en las sociedades?
abril 1, 2019

Sociedades anónimas en Panamá

Para operar un negocio en Panamá debe incorporarse una sociedad anónima dentro de las leyes panameñas. La sociedad anónima es una empresa creada con un propósito y legalmente aprobada. Estas son representadas por personas capaces de ejercer derechos y obligaciones en la ejecución de una actividad industrial o mercantil.

En la incorporación de una sociedad anónima se requiere de un abogado para que ayude con la documentación y registro, cuyo proceso en Panamá toma de tres a cinco días hábiles. Asimismo, la legislación de este país altamente competitivo de América Latina, permite el registro de una empresa extranjera en el registro público, siempre que esté sujeta al cumplimiento de los requisitos previamente establecidos.

En Panamá para registrar una sociedad anónima es necesario que dos o más personas suscriban al menos una acción cada una, sin importar su nacionalidad o domicilio; y el acuerdo debe ser presentado ante un notario público del país para la elaboración de la escritura correspondiente, que seguidamente debe ser registrada en el registro público de Panamá. Este acuerdo establece los términos y condiciones acordadas. Una vez efectuada la inscripción en la sección comercial del registro público, el documento resulta eficaz ante terceros.

De acuerdo con la Ley 32 de sociedades, el acuerdo debe contener: El nombre de la sociedad anónima, el nombre y dirección de los suscriptores, el objetivo de la sociedad, el capital, las acciones y tipo, la duración de la sociedad que se puede prolongar, el nombre y dirección de los directores y funcionarios, y el nombre y dirección del agente residente (abogado) en Panamá.

Panamá dispone de la sociedad anónima desde 1927 y sus beneficios no han sido vulnerados, permitiendo que esta entidad corporativa sea una de las más útiles en el ámbito del comercio internacional. Sin embargo, las empresas que no participan en actividades mercantiles o industriales dentro de la nación (oficinas de representación), no necesitan de licencias comerciales para operar fuera del país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *